Entradas populares

sábado, 7 de septiembre de 2013

Cosiendo la funda para el timón del Eiren

Cumpliendo lo prometido aquí tenéis el resultado de mi trabajo como costurera de barcos. La tarea no ha sido fácil pero es a base de voluntad como se alcanzan los objetivos. Voluntad y confianza en uno mismo. Los materiales no eran difíciles de encontrar: la tela, que ya tenía comprada, hilo, metro, tijeras, tiza, cuerda el diseño con medidas de lo que quería hacer y un curso de inglés que, merced a unos buenos amigos, estoy siguiendo como parte de la preparación para navegar fuera de nuestras fronteras y que me ha acompañado todas las horas que ha durado esta tarea. La fase de diseño es fundamental. Imaginar la forma final de la funda es lo primero, luego su despieze pormenorizado y por último el procedimiento de montaje.


Con las cosas claras sobre el papel llegó el momento de comenzar a trasladarlo a la tela. Una simple cuerda de cáñamo con una tiza me permitió trazar la circunferencia con el diámetro del timón en lo que será la parte frontal de la funda.


Luego usando regla y cartabón terminé de dibujar la forma final de ese frontal



Así queda una vez cortada.


La trasera tenía que cubrir tanto la  parte de atrás del timón como la superior y fondo del cajón de metacrilato donde se aloja la cadena y el desmultiplicador. Es por ello que su forma era igual en el diámetro de la circunferencia pero mas larga en el tramo rectangular.


Para separar el frontal y el fondo de la funda corté una tira de quince centímetros de longitud igual al arco de la circunferencia. La fui hilvanando para ir dando forma provisional a la funda.

Esta foto es un detalle del hilvanado.


Así es como quedan las dos partes unidas por la tira en la circunferencia,


Para terminar de dar la forma definitiva hay que cortar los dos laterales.


Aunque no he sido capaz de hacer una foto suficientemente ilustrativa, esta es la funda cosida de forma provisional. He de reconocer que tuve que deshacerla una vez para que todo encajase como es debido. Es lo que tienen la inexperiencia, que te duplica el trabajo.


Antes de coserlo a máquina hice una prueba sobre el timón que, sorprendentemente, resultó satisfactoria.



Como tengo una cierta práctica con la máquina de coser, no me resultó demasiado complicado convertir en definitivo el hilado provisional. En la foto se puede ver como, además de la costura en hilo blanco, me dediqué a hacer un remate en los extremos de la tela para que esta no se deshilachase. A la izquierda se ve la parte rematada y a la derecha la parte todavía sin rematar con los hilos sueltos.

Solo faltaba la parte inferior de la funda. Primero cogí con alfileres un dobladillo suficientemente ancho  como para permitir el paso de la goma elástica.


Tras coserlo con hilo del mismo color.


Hice con la tijera dos pequeñas rajas ...


que con aguja, hilo y paciencia convertí en dos ojales. Estos ojales permitirían el paso de la goma que serviría de ajuste en la zona inferior. Como la goma dispone de sus ojales propios, solo tuve que coser un botón en uno de sus extremos para poder controlar exactamente el nivel de presión. 


Y así es como queda todo acabado y en su lugar.


Aquí un detalle de botón



Y una vista desde arriba.


Está claro que con ganas y voluntad todo puede aprenderse. Esto me da ánimos para creer que puedo llegar a enfrentarme a temas como mecánica de motores o electricidad, mis dos cocos terribles.
 ¿ Pensáis que quizá soy demasiado optimista?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada